The Agus Gastrobar Beach

en

Hoy nos desplazamos hacía las playas de Orihuela Costa, para descubrir otro de los restaurantes que está dando que hablar este verano:

The Agus Gastrobar Beach

Situado en las terrazas de los Jardines del Mar de Campoamor, este chiringuito de lujo es la apuesta de verano del restaurante que tienen ubicado en Orihuela, habiéndose situado en uno de los epicentros gastronómicos de la Vega Baja, por su cocina innovadora y de calidad.

Encuadramos The Agus Gastrobar Beach dentro de la temática de “chiringuito” por estar enclavado dentro del complejo “Jardines del Mar”, un enclave privilegiado de la Costa Blanca que ofrece la opción de pasar las tardes y noches de verano con música, copas y cocktails, al más puro estilo ibicenco.

Segunda visita de este verano para probar platos nuevos de la carta, comprobamos que han aterrizado en Campoamor con las ideas claras que vienen trabajando en su local de Orihuela, dejando a un lado los experimentos que muchos restaurantes están haciendo estos últimos años para un público más que complicado, siendo la mayor parte de sus veraneantes de Madrid y Murcia.

Carta muy completa y nada extensa, que permite que la cocina funcione a la perfección y el ritmo de los platos sea fluido, lo que hemos podido comprobar en nuestras dos visitas.

Entrando a valorar sus propuestas, optamos por pedir como entrantes fríos, la Ensaladilla The Agus (6€), cuya diferencia con la ensaladilla rusa son los toques ahumados que le aporta los trocitos de bacon, opción diferente e innovadora; y Tartar de salmón (12’90€), mezclado con aguacate fresco y coronado con huevas de salmón.

Como entrantes calientes, muy a destacar las Gyoza salsa thai (9€), un plato que se ha hecho viral en el restaurante de Orihuela por resultar la mezcla de la salsa con la empanada como una textura melosa perfecta. Sirven una ración generosa de seis piezas que permite que sea una opción para mesas de dos, cuatro y seis personas.

Otra buena opción es el Pulpo al Josper con aceite de pimentón, humo y patatas (18€). Eso sí, cambiaríamos la presentación ya que lo sirven en un plato hondo que no es del todo práctico y resulta muy difícil de trocear.

En nuestra primera visita optamos por las Verduras (9,90€) y los Cangrejos en tempura (9€). Muy recomendables estos últimos por no encontrarlos en muchas cartas de la zona, pero que se vieron eclipsados por una capa demasiado gorda y espesa del rebozado. La salsa Kimuchicon la que los sirven merece la pena.

Merece centralizar nuestra crítica en la Lasaña coreana de wanton, vaca vieja gallega, shitakes, tomates, bechamel de cabra, cardamomo y espinacas (13,50€), plato recomendable para terminar y para compartir entre varias personas si queréis probar diferentes opciones en los entrantes.

Para terminar y dar paso a los postres, de las cuatro opciones que ofrecen elegimos la  Leche frita flambeada con helado de turrón (6,50€), postre que encontraréis en la mayoría de cartas de los restaurantes pero que no todos consiguen la textura cremosa y sólida de su interior sin que el rebozado no se deshaga.

Una pena que no ofrezcan en su carta la deliciosa y recién hecha tarta de manzana, sin duda el postre insignia, tan difícil de conseguir y que en muchos sitios nos hemos llevado auténticas decepciones. Lo podéis probar en su restaurante de Orihuela.

Nosotros no buscamos postres originales aunque también nos gusta la innovación, pero pensamos que si decides poner en tu carta un postre de los de toda la vida, tienes que marcar la diferencia potenciando su sabor.

– El equipo de Foodieviajeros –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *