Restaurante Mannix

en

Hoy os contamos nuestra parada gastronómica en Campaspero, Valladolid.

Sin duda, allí nos comimos el mejor lechazo asado que conocemos hasta la fecha. Piel churruscante, carne extremadamente jugosa y nada grasienta que se fundía en la boca. En este caso, la tradición supera con creces las técnicas modernas, dejando en un segundo plano al resto de platos que pedimos.

Mannix es al lechazo asado lo que Paco Gandía al arroz. Un auténtico lugar de culto.

Para completar nuestra elección, también probamos:

  • Mollejitas de lechazo encebolladas. Se deshacían en la boca.

  • Croquetas de jamón y trufa. Muy normales, sin más.

  • Puerros a la plancha con salsa francesa y toques de salmón. Plato fuera de carta pero perfectamente prescindible.

Materia prima de calidad, profesionalidad en la cocina (en apenas 1 hora despacharon nuestra mesa), servicio impecable y una bodega a la altura del restaurante con gran número de referencias en vinos, como no podía ser menos.

Los postres fueron el colofón de una gran comida en Mannix.

Todos ellos están elaborados por Gemma, la repostera. Una carta exclusiva con maridaje para cada uno de ellos.

1️⃣ Trampantojo de cerezas con helado y teja de violeta. Postre fuera de carta (nueva creación). Falsa cereza rellena de queso azul, envuelta con frutos rojos y el rabo de chocolate. Postre digno de estrella michelin, que demuestra, una vez más, la farsa que hay detrás.

2️⃣ Tarta de hojaldre con manzana y helado de leche merengada. El hojaldre muy flojo. Postre francamente mejorable, pero que no empaña en absoluto la experiencia.

3️⃣ Mousse de varios chocolates, acompañado de sorbete de papaya y mango. Muy potente. Podías saborear todas las variedades de chocolate con facilidad. Muy conseguido.

Precio medio: 50€/persona. Totalmente merecidos.

Esperamos que no faltéis a vuestra cita con Mannix muy pronto.

– El equipo de Foodieviajeros –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *