DÍA 8. Las Vegas, diversión asegurada.

en

Como sabéis… ¡¡Ya estamos en Las Vegas!! Nos hacía especial ilusión llegar a estar ciudad, descubrir lo que se cuenta y lo que no se cuenta de ella y disfrutar de su día y, sobre todo, de su noche.

En aquellos días en los que preparábamos nuestro gran viaje, gracias a las recomendaciones que habíamos recibido nos costó poco decidir los días que estaríamos en Las Vegas. Finalmente, serían 3 noches y 2 días completos. Más tarde descubriríamos que uno o dos días más hubiera sido la estancia perfecta pero… ¡¡allá vamos con Las Vegas!!

Para nuestro primer día teníamos solamente un breve plan organizado pero bastante modificable. Aprovechando la ubicación de nuestro hotel, el Encore salimos de él a través de la parte que está conectada con el Hotel Wynn. Aunque la noche anterior ya habíamos paseado por él, cuando entra la luz del Sol la decoración cambia totalmente.

El Hotel Wynn, al igual que el Hotel Encore más tarde, fue construido por Steve Wynn, un empresario muy cercano a la vida de los casinos y uno de los más importantes por hacer resurgir la Strip de Las Vegas. Tiene una historia muy interesante.

Hotel Wynn
Hotel Wynn

Nuestra segunda parada fue el Hotel Palazzo. Pretendíamos visitarlo más tarde, pero nos pillaba de paso hasta el siguiente. No desprende tanto lujo como el resto de hoteles de 5 estrellas que vimos pero sigue siendo interesante visitarlo.

Llegamos a The Venetian. Después de atravesar su enorme casino, nos quedamos sin palabras al ver la simulación (aunque demasiado real) de los Canales de Venecia. Agua, luz, un cielo perfectamente pintado, un ambiente creado especialmente para que tengas la sensación de estar en la Plaza San Marcos o incluso paseando en una de las famosas Góndolas.

De camino pasamos por el Hotel Harrah’s. Bastante diferente a los que ya habíamos visitado, más gente joven, menos lujo y un ambiente diferente al resto. Para nosotros fue de los menos interesantes de la Strip.

El Hotel Flamingo fue nuestra siguiente parada. Este fue uno de los hoteles que teníamos pensados para alojarnos en nuestra estancia en Las Vegas. Está muy bien ubicado en la Strip y es muy curioso ya que muchas de sus tiendas están ambientadas en su famoso logo: los flamencos. Aquí pudimos verlos, hay una zona exterior donde viven estos animales y puedes fotografiarte con ellos.

El siguiente sería el Hotel Paris. Todo lo que imagines de Paris lo puedes encontrar en este hotel incluida la famosa réplica de la Torre Eiffel que puedes ver desde el exterior, pero también se introduce dentro del hotel. Allí hicimos una breve parada para tomarnos un cóctel en una de sus barras.

Renaudamos nuestra ruta por el Hotel Planet Hollywood. Este hotel lo visitamos más rápidamente ya que volveríamos después para comer.

Bajamos dirección Sur por la galería comercial que hay, hasta llegar al Hotel New York New York. Nosotros que somos unos apasionados de Nueva York, podemos decir que la simulación de las calles, edificios o lugares conocidos está muy bien conseguida, como la Estatua de la Libertad, Empire State o el propio barrio del Soho. Además, allí se encuentra una gran montaña rusa que recorre todo el exterior del hotel, recomendada solo para valientes; y una galletería que solo por el aspecto de sus vitrinas merecía la pena visitar.

Nuestra última parada antes de comer fue el Hotel Luxor. Estaba algo escondido desde nuestra ubicación pero finalmente pudimos encontrar la gran pirámide. Muy bien ambientado, la entrada simula a la verdadera entrada al Templo de Luxor.

Y ahora sí, llegaba la hora de comer. Quisimos probar suerte en la hamburguesería de Gordon Ramsay, ubicada en el Hotel Planet Hollywood. En nuestra visita al hotel habíamos visto una larga cola de espera, pero decidimos arriesgarnos y acertamos. Apenas encontramos cola y la que había iba muy rápido.

El servicio pudo ser algo lento, pero merece MUCHO la pena. Realmente todo el restaurante estaba lleno, las hamburguesas estaban sabrosas, las patatas en su punto con toque de trufa, el personal muy amable y precio algo elevado para ser una hamburguesería. Recomendable si queréis disfrutar de una gran hamburguesa en Las Vegas.

Después de nuestra copiosa pero deliciosa comida, cruzamos la acera para visitar el famoso Hotel Bellagio. Uno de los más lujosos y espectaculares, lo recorrimos por dentro descubriendo rincones con una decoración alucinante.

Una de nuestra últimas visitas de la tarde fue el Caesar Palace. Este hotel es bonito y lujoso como el resto, pero destacamos sobre todo su enorme galería comercial. Allí puedes encontrar TODAS las tiendas de lujo que puedas imaginar, todas juntas. En todos los hoteles es habitual encontrar muchas de ellas, pero en el están todas.

El último fue el Hotel The Mirage, uno de los más antiguos de la Strip. Elegante por dentro, decoración botánica y, además, podéis encontrar un espectáculo con volcán gratuito.

Una vez terminada nuestra ruta hotelera por la Strip, decidimos poner rumbo a nuestro hotel. Descansamos un poco ya que teníamos reservada una mesa en Sinatra, un restaurante italiano ubicado dentro del Hotel Encore dedicado al cantante Frank Sinatra, gracias a su cercana amistad con Steve Wynn.

La cena fue una de las grandes de nuestro viaje. Para empezar, pedimos un par de cócteles que estaban realmente buenos. Es muy habitual cenar con este tipo de bebidas allí. Nos pusieron un pequeño aperitivo cortesía de la casa.

Como entrante pedimos un pulpo con varias salsas, tomates cherry y mucho sabor a cítricos. Este plato era bastante diferente a cualquier variedad de pulpo que hayamos probado antes, pero nos gustó mucho.

Nuestros elección para los platos principales, como no podía ser menos, fue pasta. Por un lado, Spaguetti con salsa de almejas, con tomate y muy bien especiados. Estaban riquísimos y muy muy sabrosos.

Por otro lado, una pasta rellena con varios tipos de queso, cubiertos de parmesano y un toque de miel. Espectaculares.

Terminamos con un tiramisú, de los mejores que hemos probado. Tanto la decoración como el personal del restaurante son increíbles. La atención es perfecta. La iluminación maravillosa. Un lugar muy especial.

Para terminar nuestro fantástico día en Las Vegas y para poner broche de Oro…Cogimos un taxi dirección Little White Chapel para casarnos, siguiendo la tradición. Sin duda, uno de los momentos más divertidos.

Las risas están aseguradas. Si queréis casaros, esta capilla estaba genial aunque tenéis un gran número de ellas a lo largo de toda la avenida y podéis elegir la que más os guste.

 

 

Una boda en Las Vegas puede costarte desde $100 en adelante. A nosotros nos costó $190 aproximadamente, incluyendo boda (sin trajes de Elvis ya que “era demasiado tarde para que Elvis nos cantara” nos dijeron) y reportaje fotográfico durante la ceremonia y después de la misma. Puedes incluir numerosos extras que te van ofreciendo en el momento, desde vídeo, que te cante Elvis (si no es demasiado tarde), disfraces, etc. Al final te dan un certificado.

Os lo recomendamos. Es un momento inolvidable sobre todo porque todo es bastante artificial y no pudimos parar de reír en varios días recordando la situación. Recordad que si ya estáis casados en España, no es necesario sacar ningún certificado ni permiso previo en Las Vegas, solo hay que ir a la capilla.

Bye bye a un día lleno de anécdotas y diversión. En el próximo post no será menos, seguimos en Las Vegas con planazos y espectáculos que os dejarán con las boca abierta.

 

¡¡Hasta el próximo día Foodieviajeros!!

 

Si quieres aprovecharte para tu viaje de un 5% a la hora de reservar tu seguro, pincha en la imagen de aquí abajo y por ir de nuestra parte podrás beneficiarte de ese descuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *