Bar Domingo. Amantes de la buena mesa en Cehegin.

Hoy hemos tenido el placer de visitar un lugar que nos ha marcado, de los que conocemos como un auténtico bar de pueblo, y que a medida que han ido pasando los años se ha adaptado a las exigencias de su clientela. No solamente nos han tratado como en casa, sino que nos han hecho disfrutar de la gastronomía de la tierra de una manera encantadora.

Son muchos los años que contemplan a ‘Bar Domingo’ en el pueblo de Cehegin, pueblo situado al noroeste de nuestra querida Región de Murcia y de la que tanto nos gusta presumir, regentado desde sus inicios por el hombre que lleva el nombre de dicho local, y que en la actualidad lo dirigen sus hijos. Su hijo Alonso, encargado de dirigir el salón, y su hermana, que hemos comprobado que goza de unas manos prodigiosas para tratar las mejores materias primas en la cocina.

Merece destacar la labor de ambos al frente de este bar, por su pasión por la gastronomía, por los productos de la tierra, por su preocupación continua por ofrecer siempre lo mejor,  y por el estudio continuo que día tras día hacen de los productos que ofrecen a su gente, consiguiendo así tratar y cocinar cada carne, marisco o pescado de una manera ejemplar en los fogones.

Tal es la pasión de Alonso por su bar, que nos dejamos guiar durante la comida por sus recomendaciones, y para ir abriendo boca, empezamos con una gamba fresca exquisita, un calamar nacional a la plancha, unas navajas frescas a la plancha y un pulpo al horno, meloso y tierno, que con su poquito de limón, como no podía ser menos, por nuestro arraigo murciano, se deshacía en nuestros paladares. Todo ello maridado por la cerveza tostada Maestra de Mahou que nos recomendó para beber.


Acto seguido, dimos paso a una tabla de jamón, con caña de lomo ibérico y queso curado, y como no podía ser menos, dimos entrada al vino, el cual dejamos en manos de Alonso por su gran conocimiento en la materia. Se decantó por un ‘Altos de Corral’ de 2011, Denominación de Origen Rioja. Vino fresco, con bajo grado de alcohol, con aromas y sabores frutales, que nos ha hecho pasar una comida muy agradable.


No podíamos pasar la ocasión de hablaros de un manjar, que muy a nuestro pesar, no goza de la mejor publicidad y política de comunicación para dar a conocer su sabor, su textura, su dimensión y su frescura en la boca. Os hablamos del tomate cultivado en la pedanía más grande del municipio de Cehegin, llamada Canara, situada a tan solo 6 kilómetros, y que para nosotros se trata de una de las mejores variedades de tomate que existen. Alonso nos puso un tomate fresco, recién cogido y perfectamente aliñado, que para nosotros fue el plato estrella de la comida.

Seguidamente nos pusieron unos dados de ternera nacional acompañada de unas patatas fritas caseras, cultivadas en la tierra, con pimientos verdes y ajos tiernos, y por último, unas mini hamburguesas de rabo de toro, cuyo sabor nos sorprendió gratamente, con un toque de cebolla morada caramelizada y una cuña de queso curado. El resultado de este último bocado fue extraordinario.

Para terminar, nos dejamos ‘seducir’ por Alonso, una vez más, y nos trajo un flan de vainilla cremoso y una tarta de queso que culminaron una comida perfecta. Todo ello elaborado en su cocina de manera casera.

El toque final, y como no podía ser de otra manera, lo dio Domingo, con el cual tuvimos la suerte de charlar sobre su pasado en este bar, y nos preparó algo que jamás habíamos probado: un café recién quemado con anís. Con el contenido de un sobre de azúcar en el interior del vaso, Domingo echa el anís hasta la mitad del vaso y lo mueve hasta disolver. Una vez disuelto el azúcar en el anís, echó la corteza de limón con dos granos de café y empezó a quemar el alcohol durante aproximadamente 2 minutos sin dejar de remover con la cuchara. Después de quemar el alcohol, era hora de echar el café y colocó el vaso con el alcohol quemado en la cafetera. ¡Ojo! Aquí no dejó caer el café directamente sobre el alcohol porque se mezclaría y perdería la separación que se aprecia en la foto. Dejó caer el café sobre una cuchara para que cayera de manera lenta y suave sobre el alcohol para así conservar la separación entre las dos partes y apreciar los colores diferentes entre el café y el anís quemado. ¡Una imagen vale más que mil palabras!

Ya sabéis, si te consideras un auténtico FoodieViajero… ¡visítalo y cuéntanos tu experiencia!

📌 | Si quieres hacer tu reserva llama al 968 74 06 41

📌 | Si quieres saber dónde está, aquí os dejamos la ubicación:

¡El equipo de FoodieViajeros!

Plural: 0 Comentarios Añadir valoración

  1. Francisco Jose Fernandez dice:

    La verdad que fue una comida de las que siempre te acuerdas!!! Enhorabuena por esta gran critica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *